EDITORIAL: Abolir la prostitución: un camino hacia la igualdad

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El PSOE elaboró una enmienda para presentar en el Congreso de los Diputados que pretendía definir el proxenetismo como el lucro de la prostitución ajena y perseguir a los proxenetas, que nada tiene que ver con la libertad de las mujeres. La enmienda suponía incluir la abolición de la prostitución en la ley del ‘solo sí es sí’ que incluía el castigo a los dueños de locales o inmuebles donde se ejerce la prostitución, lo que se denomina como ‘tercería locativa’.

La prostitución, que es un sistema de opresión en el que cohabitan el patriarcado, el capitalismo neoliberal y el racismo, simboliza el machismo en su máxima expresión, además de ser la segunda industria ilegal más grande tras el tráfico de armas. El PSOE es un partido abolicionista en este aspecto y hay que recordar que ya en el siglo XIX, la socialista Flora Tristán expresó que la prostitución era la más “horrible de las aflicciones producidas por la distribución desigual de los bienes en el mundo”. La desigualdad es la primera piedra para perpetuar el machismo y la prostitución el camino más despejado para llegar a él.

La prostitución tiene muchísimas consecuencias muy negativas para la mujer, entre las que también se encuentra la salud, porque se dan embarazos no deseados, lesiones vaginales y anales o múltiples lesiones en los huesos, además de alteraciones en la nutrición y mayor riesgo de consumo abusivo de sustancias, violaciones y todo tipo de violencia. La prostitución también es violencia de género, sin ninguna duda, y es esencial perseguir el proxenitismo con determinación y de manera ambiciosa, para lo que es indispensable legislar.

Andrea Fernández, Secretaria de Igualdad del PSOE, sostiene que la prostitución “es una de esas formas de desigualdad que sufrimos mayoritariamente las mujeres y que todavía se siguen aceptando socialmente, que están absolutamente desreguladas en nuestro país y son completamente incompatibles con la democracia, con la igualdad y con cualquier valor relacionado con la dignidad”. Abolir la prostitución es proteger a las víctimas y para ello, además, es sustancial corregir ese desequilibrio laboral y social que existe hacia las mujeres.

El feminismo se define como “un movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres”, sin embargo hay partidos políticos, como Ciudadanos, que se empeñan en ponerle apellido. La formación que dirige Inés Arrimadas defiende ese feminismo ‘liberal’ que potencia y perpetúa el machismo. Julen Berrueta, periodista y humanista, expresó en redes sociales que “el feminismo liberal es que Amarna Miller (actriz ‘porno’ española) afirme luchar por la igualdad y luego grabe una simulación de una violación que perpetúa el machismo”, una afirmación que sentencia, con argumentos, lo que defiende el liberalismo, 

Ciudadanos mantiene que cada mujer puede tomar la decisión sobre qué hacer, qué quiere y qué puede elegir en temas tan controvertidos como la prostitución, la pornografía o la gestación subrrogada, sin embargo, se trata de una cuestión de subordinación que afecta a todas las mujeres y no solo a la persona que tome esas decisiones, y como señala Sara Vicente Collado, responsable del ámbito de prostitución de Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, “si una mujer elige libremente la subordinación social, ¿por qué vamos a decidir el feminismo algo?”. Es evidente que mientras que el feminismo es un movimiento social que aboga por la emancipación de todas las mujeres en su conjunto, el feminismo liberal es una teoría que gira alrededor del título individual.

Argelia Queralt, doctora en Derecho en la Universidad de Barcelona, manifestó que “la derecha se aprovecha del feminismo dando una idea equivocada de lo que es el feminismo. Ciudadanos tiene un discurso liberal excesivamente individualista. En materia de mujeres, a partir de eslóganes presuntamente feministas, construyen realidades que son contrarias a un ideario feminista, contrario a las mujeres y a una sociedad en la que mujeres y hombres sean, no individuos separados, sino personas en convivencia e igualdad, que es en realidad lo que se busca”.

Rafael Simancas, por su parte, expresó en twitter que “el feminismo liberal de Rivera consiste en legalizar el alquiler de los vientres de las mujeres, regular la compraventa de sus cuerpos en la prostitución y pactar con quienes quieren derogar las leyes que las protegen de sus asesinos”.

El feminismo neoliberal, en palabras de Isabel Tajahuerce, Delegada del Rector para Igualdad de la Universidad Complutense, “defiende que todo se puede comprar y vender. Está el tema de la prostitución y la gestación, que se plantean como un intercambio económico y, desde el feminismo, es inaceptable”. Respecto a la violencia de género, la delegada mantiene que “no es solo una mujer la maltratada, es una violencia sistemática, estructural y que permite a los varones ejercer violencia sobre las mujeres”.

En definitiva, es necesario creer y creerse que la prostitución se puede erradicar y el PSOE, desde sus convicciones y desde sus principios, trabaja para ello, tratando de elaborar una ley que tenga un espíritu abolicionista. La Secretaria de Igualdad Socialista entiende que “toda forma de violencia contra las mujeres debe abordarse y no debemos acostumbrarnos jamás a que exista ninguna forma de violencia que tenga que ver con la debilitación de los derechos civiles de las mujeres, como la prostitución o la violencia de género”, una afirmación que envidencia que los Socialistas seguimos y seguiremos en la lucha hasta encontrar una igualdad real que la sociedad, mayoritariamente, continúa reivindicando.

Deja una respuesta