EDITORIAL: No es personal, solo negocios

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Michael Corleone, en ‘El Padrino’, es el autor de la frase “no es personal Tom, sólo negocios”, una frase que puede resumir, con licencia cinéfila, la situación por la que atraviesa el Partido Popular en Madrid. En el mundo de los sicilianos los negocios siempre primaban por encima de ‘la familia’, aunque pareciese lo contrario, algo que sucede, con cierta asiduidad, en el universo que pretende amasar Feijoó; y si no, que se lo pregunten a Casado, que por tratar de destapar un caso de presunta corrupción en su partido ha acabado desterrado, con buenas palabras y peores formas, del regazo de Díaz Ayuso, la ‘madrina’ de los populares. Ya hay quien ha avisado al gallego desde dentro, según algún medio de comunicación, de las intenciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, por lo que haría bien en activar el sistema de alarmas el nuevo líder de la derecha española… y guardar sus espaldas.

Que el Popular sea el primer partido en democracia condenado por corrupción, como responsable civil en el lucro obtenido por una trama corrupta, no es casualidad. Aún no se han esclarecido los hechos por el asunto de las mascarillas de Isabel Díaz Ayuso, con la inestimable colaboración de su hermano que, presuntamente, se embolsó -como han reconocido desde la propia derecha madrileña- cerca de 300.000 euros de los madrileños y madrileñas en comisiones, cuando estalla otro caso de mascarillas con el alcalde de Madrid, Martínez Almeida, en medio de la trama.

Sea cuál sea el motivo, el caso es que la ‘familia’ aprovecha siempre el más mínimo resquicio para hacer negocios, bien por adjudicaciones de contratos a dedo, que meten por medio a familiares o conocidos de la infancia o juventud, bien por aprobaciones de contratos a altas horas de la noche que acaban derivando en altísimas comisiones fraudulentas que atentan contra los intereses de los vecinos, sobre todo los económicos.

Martínez Almeida debería presentar la dimisión porque es el máximo responsable político de una estafa de seis millones de euros a los madrileños y madrileñas, pero en el Partido Popular la dignidad es una palabra que no forma parte de su diccionario. Ya no solo es la presunta adjudicación de un contrato por el que se iba a cobrar casi más comisión que el gasto generado, es que el alcalde del Partido Popular, más enfangado en complacer e la extrema derecha que en gestionar los recursos de los madrileños, ha sido denunciado por no llevar ante los tribunales la presunta estafa al Ayuntamiento en el caso de las mascarillas, lo que podría suponer la comisión de un delito de omisión del deber de perseguir delitos. Lo que viene a denominarse “mirar para otro lado”.

Pero lo peor de todo es la falta de respeto y la acritud hacia los vecinos con asuntos que denigran el esfuerzo que muchos ciudadanos y ciudadanas hicieron al principio de la pandemia. No podemos olvidar que fueron muchas las familias en Aranjuez, -también en otros municipios-, las que trabajaron sin descanso para poder ‘fabricar’ mascarillas y sistemas de protección caseros que ofrecían, principalmente, a los sanitarios cuando escaseaban. Mientras los favoritismos y las adjudicaciones con altas comisiones entraban por la puerta, la solidaridad saltaba por la ventana.

Es indigno y bochornoso que al Partido Popular todo le dé igual si con ello puede hacer negocios. Dice el dicho que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra, pero la popular es una formación que vive como pez en el agua troquelando el sistema aunque sea a través de ilegalidades. No les ha bastado la Gürtel, la Púnica, Lezo o tantos y tantos casos de corrupción que no han servido para sacarles los colores. Actúan con naturalidad ante asuntos tan relevantes como los de las mascarillas. 

Siempre habla el Partido Popular de bajar los impuestos, pero el caso es que el mayor impuesto que pagan los madrileños con la derecha en los gobiernos es el de la corrupción. 

Fernando Pamos de la Hoz, abogado que ha llevado a Almeida a los tribunales, afirma que “según el sumario, el regidor tuvo conocimiento antes de esas diligencias de investigación de la presunta estafa”, por lo que solicita que se admita la denuncia y se le cite como investigado. Es un paso más para entender que el PP no puede seguir ni un minuto más al frente de las instituciones, instituciones que pone en peligro por unas actitudes impropias de quienes tiene que velar por la transparencia y por la democracia.

Deja una respuesta