EDITORIAL: Arrogancia poco educativa

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La pasada semana se celebró la permanente del Consejo Escolar, un órgano que, según el reglamento, se debe convocar cada tres meses, algo que no se hace, como tampoco se respeta la periodicidad de la convocatoria del plenario, en el que están representados todos los actores del colectivo educativo y que en la presente legislatura, a pesar de las promesas vanas de María José Martínez, apenas si se ha convocado en un par de ocasiones, básicamente para su constitución y renovación de cargos, cuando el reglamento expresa que se debe convocar dos veces al año.

La permanente sirvió para constatar varias cosas: la incompetencia del Gobierno de PP y Ciudadanos, o la irresponsabilidad de un Ejecutivo, representado en la figura del delegado de Educación, Diego López de las Hazas, que volvió a tirar de arrogancia al auto colgarse medallas, -con imperdible-, y volver a afirmar que, en 40 años, no se ha hecho nada en educación, una arrogancia compartida con su compañera de Gobierno, Miriam Picazo que, al parecer, aún no se ha dado cuenta que dentro de esos 40 años en los que bucea el delegado de Educación está el nombre del Partido Popular. 

Sin embargo hay que recordar al Gobierno municipal que en esos 40 años se han construido en Aranjuez cuatro centros educativos públicos de infantil y primaria, un Centro Público de Educación Especial, y dos institutos públicos y uno concertado y que, además, en uno de ellos, en el Maestro Rodrigo, y gracias a las negociaciones del Partido Socialista con la Comunidad de Madrid, se consiguió dar servicio a alumnos de 3 y 5 años en el primer año, saltándose el nivel de 4 porque no había alumnado suficiente. Fue una decisión extraordinaria que permitió dar cobertura a un nivel, el de 5 años, que hubiese quedado fuera hasta años posteriores. También, en esos cuarenta años, se ha construido la Escuela infantil Victoria Kamhi. Detalles que se le escapan a quienes tienen memoria selectiva, como es el caso, en el que omiten que el actual Gobierno ha prescindido del Agente Tutor en los centros, importante en la formación de los más pequeños, o que dejaron durante meses sin desayuno a los alumnos y alumnas en plena pandemia por una nefasta gestión.

Dentro de esa arrogancia crónica, el Gobierno municipal sacó los platillos y el bombo, y desde las bambalinas de la sobre-exaltación afirmó con rotundidad -y ciertas dosis de insolencia- que, gracias a ellos, se van a cambiar las ventanas de algunos centros educativos de Aranjuez. Lo que se les olvidó, con premeditación y alevosía, fue explicar que esa inversión se va a poder realizar por dos motivos: que el Gobierno presidido por Pedro Sánchez ha suspendido las reglas de gasto, lo que posibilitará tirar del remanente de tesorería, en saldo positivo gracias a la gestión del Partido Socialista en la pasada legislatura, y que la inversión se va a financiar al 50% con los fondos europeos que consiguió el gobierno Socialista en su último mandato. Detalles mínimos que conviene aclarar para que al ponerse las medallas el Gobierno municipal no caiga en una imagen humorística que les pueda desabrochar el discurso de la embustería permanente.

Por cierto, el cordón sanitario que el Partido Popular y Ciudadanos deberían estar haciéndole a la extrema derecha se lo hacen al PSOE, el partido con más representación en la Corporación municipal y al único al que no se le informa de nada, a pesar de esa retórica del consenso, la participación y las negociaciones que, desde el Ejecutivo local, se trata de vender con un carro ambulante al que, evidentemente, no le funciona ya lo del crecepelo. 

Pero ahí no termina la función, la historia se redondea con la reafirmación que se hace desde el Gobierno de María José Martínez de que los centros escolares eran lugares peligrosos cuando entraron a gobernar, una afirmación que vuelve a poner en entredicho la gestión de la propia alcaldesa que, durante un par de años, por lo que afirma su propio Gobierno, ha mantenido en peligro a alumnos y alumnas, a personal docente y directivas en los colegios de Aranjuez. 

La irresponsabilidad de esta afirmación hace responsable a la máxima representante municipal de que los centros educativos estuviesen en perfectas condiciones. Además, pone en entredicho también la figura de las direcciones de los centros de Aranjuez, que deberían haber denunciado ante la Comunidad de Madrid la falta de mantenimiento estructural de los colegios y que, según la afirmación del Ejecutivo local, lo que han hecho ha sido mantener el peligro poniendo en riesgo la integridad de los pequeños ribereños. También pone en cuestión la gestión de la Dirección de Área Territorial Madrid Sur, que es la responsable del mantenimiento de las infraestructuras y es en definitiva, en base a sus competencias, quien decide qué se hace o se deja de hacer en los centros educativos.

Cabe recordar, en este sentido, que a los únicos a los que se les ha caído un falso techo sobre una trabajadora municipal ha sido a Picazo y a López de las Hazas, cuando estaban avisados, en multitud de ocasiones, de lo que podía suceder… y sucedió. La fortuna es que no cayó sobre ninguno de los escolares, algo que podría haber afeado el brillo en los dientes de porcelana de un Gobierno local que medita y premedita el trailer de la película antes de haberla rodado. 

Lo peor de todo, sin embargo, es que la educación pública sigue por los suelos, con una falta de mantenimiento estructural que abunda en los centros sin que el Gobierno que dirige María José Martínez reivindique ante los propietarios de los centros y los competentes en la materia que se afronten los verdaderos problemas educativos, que son la falta de personal de refuerzo, falta de docentes, bajada de la ratio por aula, problemas de capacidad asistencial, estructural y docente en el Centro de Educación Especial y unas gotitas de humildad para reconocer que el mundo ya estaba ahí cuando llegaron ellos.

Deja una respuesta