VOX vuelve a mostrar su negacionismo ante la desigualdad entre hombres y mujeres y ante la violencia de género al votar en contra de la moción del Día Internacional de la Mujer

Montserrat García: “la igualdad es una cuestión de calidad de la democracia y también garantía de que el bienestar se produzca para todas las personas y no a costa de la mitad de la población; las mujeres no somos un colectivo, somos la mitad de la humanidad” 

La ultraderecha volvió a votar en contra de la moción presentada por el resto de grupos respecto al Día Internacional de la Mujer, impidiendo, una vez más, que fuese institucional. La propuesta expresaba que “se debe reafirmar el compromiso con la ciudadanía y con sus necesidades, con la igualdad de trato y de oportunidades y con el mandato constitucional que persigue el pleno establecimiento de una igualdad real y efectiva, continuar trabajando en la erradicación de las actitudes y los comportamientos cotidianos que, instalados en la vida diaria, reproducen y perpetúan la desigualdad, intensificar los esfuerzos en el desarrollo de políticas encaminadas a fomentar el empleo, el emprendimiento y la educación para la igualdad de oportunidades, incorporar medidas transversales en todas las actuaciones municipales, favorecedoras de igualdad y respeto hacia las mujeres, comprometiendo el esfuerzo que se precise en materia presupuestaria para implementar partidas que favorezcan estos objetivos, trabajar en la mejora de acciones que combatan la violencia hacia las mujeres y recordar la importancia de todas las  mujeres pioneras que a lo largo de la historia han abierto con su ejemplo el camino de la igualdad”.

La portavoz Socialista, Montserrat García, expresó que “es una propuesta para reivindicar una sociedad en la que el hombre y la mujer avancen hasta lograr una igualdad real, desterrando toda discriminación”. García recordó que “hace más de 100 años, un grupo de mujeres trabajadoras salieron a la calle para exigir un trato salarial justo y unas condiciones laborales equiparables a las del hombre. Ayer, precisamente, hizo 15 años que en España tenemos una Ley de Igualdad. Es cierto que hemos avanzado en casi todos los ámbitos de la sociedad, desde el mundo de la empresa, la administración y la política hasta la ciencia, pasando por la cultura y el deporte, algo que no hubiera sido posible sin la determinación de tantas mujeres que, de forma pública y privada, han abierto el camino de la igualdad, pero todavía queda mucho por hacer. En empleo, las mujeres sufren más paro, más temporalidad, mayor subcontratación y somos las que tenemos los contratos a tiempo parcial y las que cobramos salarios mínimos. Del 1,8 millones que en España se van a beneficiar de la subida del Salario Mínimo Interprofesional, el 75% son mujeres”.

García señaló que “también es muy visible la desigualdad en los trabajos del cuidado doméstico y, por supuesto, es necesario erradicar las violencias de género, las que nos matan, las que nos violan, las que nos golpean, las que nos enferman y las que nos humillan. Debemos comprometernos con la igualdad, fomentando prioritariamente la educación en igualdad y la formación necesaria para favorecer la inserción laboral en el empleo de las mujeres y, desde luego, luchar contra el negacionismo de género y su violencia”.

La portavoz socialista matizó que “las mujeres necesitamos defender los derechos ya conquistados y avanzar en nuevos derechos, porque ejercer nuestros derechos ya conquistados es defender nuestros derechos sexuales y reproductivos y la interrupción voluntaria de embarazo, que es ley”. Para García, “es triste que se haya tenido que modificar el Código Penal para perseguir el acoso a las mujeres que han decidido abortar y que se produce en las puertas de las clínicas por partidos de ultraderecha, y es tremendo que tengamos que volver a escuchar que se ponga en duda si la violencia es de género y machista o es violencia intrafamiliar. La violencia intrafamiliar es esa que en tiempos de Franco era legal, y la que permitía moler a palos a las mujeres porque eran cosas que sucedían dentro de casa, y no queremos volver ahí, pero como VOX siga con este tema se acabará por llamar a la violencia machista crímenes pasionales”.

García sostiene que “el Estado está aplicando el Plan Estratégico de Igualdad, en la que no se pagan panfletos sobre el feminismo, se pagan ayudas al cuidado de menores con enfermedad grave, las bajas de maternidad y paternidad para que haya conciliación, la protección de mujeres trabajadoras vulnerables, la atención a las víctimas de violencia de género, se financia la educación de cero a seis años y, por lo tanto, ese dinero se invierte en atender la situación vulnerable de desigualdad de las mujeres. 

Para la portavoz, “la igualdad es una cuestión de calidad de la democracia y también garantía de que el bienestar se produzca para todas las personas y no a costa de la mitad de la población. Las mujeres no somos un colectivo, somos la mitad de la humanidad y, por lo tanto, la desigualdad y la opresión que sufrimos, por ser mujeres, golpea directamente al corazón de nuestra democracia, porque impide el desarrollo pleno de nuestra condición de ciudadanía. El feminismo es agenda, movimiento social, teoría política y es la respuesta a esa concepción de un mundo en el que las mujeres no somos ciudadanas de segunda, y tenemos todo el derecho a ser iguales, y es una muy buena noticia el impulso que desde el Gobierno de España se está dando, desde las políticas públicas, dirigidas a solucionar brechas de desigualdad, en lo laboral, en lo salarial, en lo digital… Hablamos de muchas herramientas, la última de ayer mismo, legislar para proteger a los huérfanos de las tragedias de violencia de género”.

Deja una respuesta