La mujer y la niña en la ciencia

La brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) persiste desde hace años en todo el mundo. A pesar de que la participación de las mujeres en las carreras de grado superior ha aumentado enormemente, estas todavía se encuentran insuficientemente representadas en estos campos. En la actualidad, menos del 30% de los investigadores en todo el mundo son mujeres. Según datos de la UNESCO (entre 2014 y 2016), solo alrededor del 30 % de todas las estudiantes escogen estudios superiores dentro del campo de las STEM.

Los prejuicios y los estereotipos de género que se arrastran desde hace mucho tiempo continúan manteniendo a las niñas y mujeres alejadas de los campos relacionados con la ciencia.

En los últimos 15 años, la comunidad internacional ha hecho un gran esfuerzo inspirando y promoviendo la participación de las mujeres y las niñas en este sector. Sin embargo, ellas se siguen encontrando con barreras que les impiden participar plenamente en esta disciplina. Según diversos estudios, la falta de confianza o autoestima en las alumnas, les hace sentirse incapaces de desarrollar carreras STEM. Esto puede deberse, en parte, a la falta de modelos reconocidos de científicas que hayan llegado a puestos de dirección, representando, por ejemplo, solo el 8 % de los rectores de universidad en 2017, o que se reconozca su labor a lo largo de la historia para el avance de la sociedad. Además, existe aún una gran diferencia debido a la falta de conciliación familiar y profesional, que aunque representa un problema generalizado las distintas carreras profesionales, es especialmente acuciante en el ámbito de la investigación.

Por todo ello, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, fijándose distintos objetivos: eliminar los estereotipos de género dentro del ámbito de la ciencia y la tecnología, fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas en niñas y adolescentes, visibilizar el trabajo de las científicas y tecnólogas, y crear roles femeninos en el ámbito STEM y conocer las causas de la brecha de género y promover prácticas que favorezcan la igualdad de género en el ámbito científico.

La ciudad de Aranjuez no debe ser ajena a estos datos, por eso debemos hacer cuanto esté en nuestra mano para lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas; y para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. 

Propuestas socialistas

El Partido Socialista propone que desde todos los municipios se promueva cada año la participación de la ciudadanía en general, y de los centros educativos en las actividades enmarcadas en la iniciativa 11 de bebrero.

Que se realicen talleres de fomento de la autoestima, empatía y confianza personal desde primaria hasta el Bachillerato, ya que se ha visto que es uno de los inconvenientes a la hora de decantarse por una carrera STEM.

También que se trabaje de forma transversal, a través de las diferentes concejalías, ofreciendo actividades y apoyando las que puedan surgir desde los centros educativos, dirigidas a distintos sectores de la población.

Que se informe a los Centros sobre la iniciativa 11 de febrero y se apoye las que en este sentido se demanden, pudiendo aportar personal, espacios y materiales.

Se organicen conferencias de mujeres científicas relevantes.

Se colabore y potencie desde el Ayuntamiento las iniciativas que promuevan las áreas STEM en las niñas y jóvenes.

Se organicen cuentacuentos para los más pequeños.

Se realicen actividades y talleres en la Biblioteca en conmemoración de este día.

Se organicen visitas a los museos científicos de Madrid, haciendo especial hincapié en el papel de las científicas a lo largo de la historia.

Se organicen desayunos o meriendas con científicas para el alumnado de secundaria.

Se organicen visitas a empresas tecnológicas y centros de investigación, así como entidades científicas relevantes, que suponga un contacto directo con científicas para conocer de primera mano su labor investigadora.

Se realice una mesa redonda con científicas en diferentes grados de su carrera y charlas con educadores para padres y madres y la sociedad en general.

Se propongan talleres de educación en igualdad y fomento de la vocación en carreras STEM para profesores y educadores al Centro Territorial de Innovación y Formación de la DAT.

La creación de unos premios dedicados a proyectos científicos de niñas y jóvenes del municipio y de reconocimiento a la labor de una científica.

Deja una respuesta