EDITORIAL: Sin argumentos, descalificaciones

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La pasada semana, el grupo municipal Socialista denunció públicamente que de los compromisos que adquirió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el pasado año cuando celebró un Consejo de Gobierno en Aranjuez, nada se sabe casi un año después. Además, esa falta de transparencia contaba con la complicidad de la alcaldesa del municipio, María José Martínez, que, una vez más, dejaba de lado a los ciudadanos de este municipio sin haber transmitido cómo estaban las gestiones de algunos asuntos de relevancia, como el de la rotonda M-305, de vital importancia para el desarrollo económico de la ciudad.

Hay que recordar que Martínez se comprometió en aquellos días a no levantarse de la comisión de seguimiento hasta que hubiese una solución que el Partido Socialista lleva años reclamando, que no es otra que la ejecución de los avales del barrio de La Montaña y la construcción de la rotonda, un asunto que es de competencia regional, exclusivamente. 

Lo único que hizo el Partido Socialista en su comunicado es fiscalizar la acción del Gobierno de Aranjuez y defender los intereses de los ciudadanos. No se puede olvidar que el Socialista es el partido más votado de esta ciudad y el que más representación tiene en la Corporación municipal, y que su obligación es trabajar para que los ciudadanos puedan disfrutar de una ciudad con mejores condiciones y con mejores servicios. La respuesta de la portavoz del Gobierno, Miriam Picazo, fue un comunicado de prensa en el que centraba su argumentación con insultos y descalificaciones a la portavoz Socialista, Montserrat García, algo habitual en sus intervenciones públicas. El Partido Popular, como es costumbre, suple su falta de argumentos con improperios que tratan de esconder, con mucho ruido, su incapacidad de gestión y su falta de proyecto político. Lo único que queda claro, hasta este momento, es que aquellos compromisos no fueron más que propaganda electoral a escasos días de que se celebrasen elecciones a la Asamblea de Madrid. 

Al Partido Popular ribereño se le olvidó incluir en su programa electoral la falta de transparencia como una de sus propuestas estrella, porque es algo que vienen aplicando desde el inicio de la legislatura, y una obviedad que lo sostiene, entre otros muchos asuntos, es que de la deuda que mantiene el actual concejal de VOX, Gómez Vico, que se saltó la disciplina de voto de su partido para favorecer la aprobación del presupuesto de Martínez, nada se sabe y ninguna cuenta se le ha dado ya no a la oposición, si no a los propios vecinos que son, además, quienes le pagan la nómina, a él y a la alcaldesa, como al resto de la Corporación. La diferencia es que mientras hay grupos como el Socialista, que trabajan para defender los intereses vecinales, el Gobierno municipal trabaja para camuflar, precisamente, su falta de trabajo.

Mención aparte merece el portavoz del Acipa, Jesús Mario Blasco, que en un intento de artículo de opinión ha venido a poner en connivencia los comunicados de PSOE y de PP, aunque uno de ellos fiscalizase la gestión del Gobierno municipal, del que se ha erigido portavoz desde la oposición, y el otro vertiese innumerables insultos y descalificaciones a la portavoz socialista. La falta de memoria de Blasco no viene más que a corroborar que, aunque trate de colocar a su grupo en la oposición, es un miembro más del equipo de Martínez, a quien defiende al ultranza una y otra vez  tal vez para justificar que de aquel acuerdo que sirvió como excusa para otorgarle el bastón del Ayuntamiento a la actual alcaldesa, poco o nada se ha cumplido, acuerdo que, por cierto, no contemplaba nada de la rotonda de La Montaña, aunque sí la construcción de una iglesia en La Montaña, algo que sí ha conseguido.

Viene a denunciar Blasco en su comunicado que de la ‘disputa’ entre PSOE y PP en sendos comunicados, el del grupo Socialista es una temeridad y el del popular son pelillos a la mar, porque él dispone de información privilegiada del Gobierno y de las gestiones que se están desarrollando. Estas afirmaciones del portavoz de Acipa denotan una falta de respeto por parte el Gobierno municipal, incapaz de proporcionar información al grupo mayoritario, no ya de la oposición, si no de toda la Corporación. También evidencian que de independiente a Acipa no le queda nada, plegándose a los intereses ideológicos de a quienes, en realidad, defienden.

Y en esta pesadilla por entregas, a la que se ha arrojado el portavoz de Acipa, se transmite el agravante de una defensa incondicional al Gobierno regional, a quien excusa de sus obligaciones afirmando que el PSOE no fue capaz de llegar a acuerdos para la construcción de la rotonda, aunque hayan sido innumerables las ocasiones en las que los socialistas hemos reclamado la ejecución de los avales de La Montaña y la construcción de la rotonda, sin haber obtenido respuesta alguna del Gobierno de la Comunidad de Madrid, porque dos no acuerdan si uno no quiere, la diferencia es que, en este asunto, no hablamos de acuerdos, hablamos de que la Comunidad de Madrid cumpla con el compromiso que adquirió en el acta de transferencia de la M-305 y de la cláusula del contrato de urbanización del sector de La montaña. Hay una gran diferencia entre acordar, cumplir y quedarse en el rezo del buen samaritano. 

Deja una respuesta