EDITORIAL: Engañar al destino

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Decía el poeta que “la excusa más cobarde es culpar al destino”, porque el destino es la función que se da o se piensa dar a alguna cosa, y esto no es obra de prestidigitaciones ni de consecuencias del azar. En esta vida, la valentía es uno de los valores más apreciados en el ser humano, por lo que ponerse de perfil cuando lo que se pretende es ir de frente es tratar de engañar a tu destino. Esta es, ni más ni menos, que la lectura que debe sacar un grupo político como InPar, -que siempre se ha autodenominado de izquierdas-, a la hora de apoyar las cuentas públicas de la derecha que, por otra parte, ni contemplan la inversión pública que necesita Aranjuez ni se basa en políticas sociales que traten de solucionar la vida de los ribereños; más bien tratan de solucionar la existencia de las entidades bancarias, a las que se prioriza sobre el mantenimiento de la ciudad.

El Partido Popular y Ciudadanos pretenden compensar, con el remanente de Tesorería de más de tres millones de euros, la deuda con los bancos en lugar de invertir en Aranjuez, y es evidente que las deudas hay que saldarlas y que es un compromiso público hacerlo, pero no estaría de más entender que las entidades bancarias tienen el suficiente músculo financiero como para que no todo ese remanente se destine a sus alforjas y que una parte sirviese para invertir en una ciudad que en los últimos meses se está cayendo a pedazos. No se trata de no pagar, se trata de que quien puede esperar un poco espere mientras se solucionan aspectos fundamentales en la ciudad. InPar apoya el planteamiento de la derecha que, evidentemente, es un pensamiento conservador que nada tiene que ver con el progreso. Y afirma que lo hace por responsabilidad.

El populismo les lleva a apoyar unos presupuestos basándose en que, entre otras cosas, hay comunidades de vecinos, como las de Agfa, a las que el Ayuntamiento les debe una cuantiosa cantidad de dinero en cuestión de comunidad pero, sin embargo, esa es una responsabilidad del equipo de Gobierno que podría haber solucionado con una extrajudicial de crédito en lugar de llevar más de un año de impagos que está castigando a los bolsillos de los ciudadanos. Otra vez la excusa de culpar al destino. El Gobierno de PP y Ciudadanos, apoyados por Acipa y VOX -y ahora también por InPar- tiene un compromiso firme, como cualquier propietario de viviendas, de pagar la comunidad de sus propiedades, y esto es algo que ya debería haber hecho como hizo el  PSOE en la pasada legislatura sin necesidad de tener que aprobar un presupuesto austero y antisocial.

Y como su café sigue amargando, por más azúcar que le echen, ahora tratan de escenificar que el PSOE es un partido irresponsable que vota en el mismo sentido que VOX, pero ni los socialistas somos irresponsables ni hemos votado en el mismo sentido que VOX, entre otras cosas porque la mitad de la extrema derecha ha votado un Sí gigante saltándose la disciplina de voto de su partido, lo que se conoce como un vulgar ‘tamayazo’ que el concejal de Ciudadanos, Diego López de las Hazas, celebró como si España hubiese ganado un Mundial. Además, ¿por qué se señala al PSOE de votar lo mismo que la ultraderecha y se omite que Unidas Podemos también votó en contra de las cuentas públicas? Porque es una cuestión de responsabilidad, la que tenemos en la izquierda con los vecinos, los que nos votaron y lo que no lo hicieron, y porque la única intención de los socialistas es defender los intereses ciudadanos.

Sí nos preocupa, y mucho, que la política municipal que se está desarrollando en Aranjuez sea la política de prebendas. 

No podemos olvidar que en la aprobación inicial de estos presupuestos, el concejal de Vox, José María Gómez Vico, se puso «enfermo» casualmente, y la abstención de InPar -basada en la intención de alegar para mejorar un presupuesto sin avances- ya se aprobaron en primera instancia. Ahora, en ésta aprobación definitiva -y aunque a InPar le han vuelto a dar la espalda no aceptando sus alegaciones-, se ha demostrado que el Gobierno municipal sí contaba, desde el principio, con la abstención del grupo de Juan Carlos Ramírez,  que propiciaba que Vox no tuviese que hacer el ridículo votando a favor después de enmendar a la totalidad el presupuesto.

Y a nadie escapa que el ‘tamayazo’ de VOX lo ha perpetuado el concejal que tiene una deuda de cerca de 10.000 euros con el Ayuntamiento por impago de impuestos, esa obligación que tenemos todos los ciudadanos y que, hasta la fecha, la alcaldesa de Aranjuez, María José Martínez, no ha aclarado ni ha posibilitado que el PSOE acceda al expediente para esclarecer el asunto, a pesar del compromiso público que adquirió en su momento, tras la denuncia socialista, para hacerlo. Y es preocupante porque nadie sabe a qué lugar han llegado las negociaciones entre Martínez y Gómez Vico para que el edil de la extrema derecha vote de manera favorable unos presupuestos a los que su partido había presentado una enmienda a la totalidad y cuya portavoz había expresado en el Pleno su intención de votar en contra. Otra vez el destino. El PSOE ya ha puesto en conocimiento de la Cámara de cuentas este asunto, porque es indispensable que el Ayuntamiento disfrute de esa transparencia de la que tanto alardean en Ciudadanos y que, sin embargo, han celebrado con confeti y con espumillón… será por la cercanía de las Navidades.

El PSOE no va a ceder a los chantajes populistas y no va a apoyar unas cuentas públicas que son dañinas para Aranjuez, y mucho menos sin que se nos haya invitado a aportar argumentos para elaborar un presupuesto que, según Acipa, debería estar consensuado por todos los grupos políticos, aunque la formación que lidera Jesús Mario Blasco lo diga con la boca casi cerrada y se salte a la ligera ese acuerdo de gobierno con Martínez que era de obligado cumplimiento, La responsabilidad está en casa de cada uno, porque lo contrario es poner excusas para engañar al destino.

Deja una respuesta