EDITORIAL: Sensibles diferencias políticas

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:PSOE
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

A diferencia de lo que sucede en el Ayuntamiento de Aranjuez, donde el Gobierno municipal de PP y Ciudadanos, a pesar de contar, presuntamente, con la inestimable colaboración de Acipa y VOX, aún no ha aprobado los presupuestos municipales para 2021 a escasos días de finalizar el año, el Gobierno de Pedro Sánchez ya ha pasado el primer trámite para la aprobación de los presupuestos de 2022 con una amplia mayoría.

El objetivo del Gobierno de España es consolidar la reactivación económica tras la pandemia y constatar una recuperación justa para todos los ciudadanos y todos los territorios. También a diferencia del Gobierno de María José Martínez, que ha cocinado sus presupuestos quitándole el plato principal a VOX para ofrecérselo, con postre y café, a InPar, que ha aceptado la invitación, el Gobierno central ha contactado con todos los grupos políticos para enriquecer y mejorar las cuentas públicas, aunque la derecha extrema y la extrema derecha hayan rehusado al ofrecimiento presentando enmiendas a la totalidad que han sido desechadas por el Parlamento.

A estas alturas, y a pesar de los continuos brindis al sol de los consensos de los que tanto hablan Partido Popular y Ciudadanos, lo que parece meridianamente claro es que la derecha de este país en general y de este municipio, en particular, poco cree en la democracia, en el diálogo y en el acuerdo. Estas palabras no están ni en su diccionario ni en su hoja de ruta, porque pretenden, por una parte, tramitar las cuentas públicas por imposición sin dar opción alguna a que el resto de grupos de la oposición, que no forman parte de su halo gubernamental, opinen y aporten para tratar de mejorar los presupuestos y, por otra parte, tratan de tumbar las cuentas del Estado con el objetivo de que España vaya cada vez peor para asaltar de esta manera la Moncloa. Pero no lo van a conseguir.

Porque los presupuestos presentados por la Ministra María Jesús Montero incluyen el mayor gasto social de la historia con 240.375 millones de euros. Esta financiación va a permitir destinar una partida récord a las pensiones, las becas, la sanidad, la dependencia, la educación o la lucha contra la pobreza infantil, iniciativas puestas en marcha históricamente por gobiernos Socialistas y despreciadas, permanentemente, por el Partido Popular y, ahora también, por Ciudadanos y VOX.

Los PGE recogen, además, 26.335 millones procedentes de los fondos europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, recursos que permitirán avanzar en la transformación y modernización del sistema productivo impulsando la digitalización, la transición energética, la cohesión social y territorial y la igualdad. Valores por los que nunca ha apostado la derecha, que sigue ‘premiando’ a quienes más ganan, como se ha demostrado en las políticas fiscales de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad o como la política ‘engañosa’ de María José Martínez en Aranjuez, que promete bajar impuestos para acabar subiéndolos a través de, sobre todo, las tasas.

El Partido Popular y Ciudadanos se desgañitan en esta ciudad afirmando que el Estado no está ayudando a las comunidades autónomas y, por lo tanto, tampoco a los ayuntamiento, sin embargo, las cuentas públicas confirman que las Comunidades Autónomas percibirán el próximo curso recursos adicionales al margen del sistema de financiación de 7.000 millones para compensar las liquidaciones negativas y para solucionar el problema generado por el Gobierno de Mariano Rajoy con la liquidación del IVA de 2017. Por otra parte, la apuesta por la cogobernanza se traduce en 8.712 millones procedentes de los fondos europeos, lo que implica que, en total, las Comunidades Autónomas recibirán una financiación de 126.500 millones de euros. 

Tampoco deja de lado el Gobierno de España a los ayuntamientos, que recibirán 23.350 millones, un 17% más que el año anterior. Según ha confirmado el Ejecutivo estatal, entre esos recursos se incluye una partida adicional de 1.228 millones y otros 2.050 millones de los fondos europeos. Pero estas cuentas no le interesas mucho a Martínez, que prefiere seguir desgobernando Aranjuez tratando de desviar la atención mintiendo a los ciudadanos. El Gobierno de España sí está transfiriendo fondos, de manera directa o a través de financiación a los gobierno regionales, para que los municipios puedan respirar ante las circunstancias que han debilitado su economía.

Hay dos formas de ver y vivir la política, dos maneras de gestionar: desde el ámbito del progreso o desde lo más profundo de lo retrógrado. La derecha apuesta por esto último, debilitando los sistemas públicos, favoreciendo a las entidades privadas y recortando cada vez más en derechos; la izquierda apuesta por políticas sociales y por tratar de que nadie quede atrás, invirtiendo en bienestar social y buscado la equidad, la igualdad y la justicia. Y la muestra más evidente y significativa son los tres millones de euros en remanente de tesorería que María José Martínez va a emplear en pagar a los bancos en lugar de destinar una buena parte de ellos a sus vecinos y para potenciar la infraestructura, y lo peor es que cuenta con el apoyo de toda la derecha y de parte que quienes se auto definen como izquierda.

Deja una respuesta