BECAS Y AYUDAS AL ESTUDIO, NUESTRO COMPROMISO CON LA EQUIDAD

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:PSOE
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

2.150 M € en los PGE. Récord histórico de inversión en equidad

473.516 estudiantes no universitarios, 31,05% más que en 2017

385.791 estudiantes universitarios, 16,66% más que en 2017.

Una inversión que crece un 44% desde 2017, último presupuesto del PP. 

100 millones de euros más que en 2021 y 600 M más que en el 2017. 

50 M € más para estudiantes de los niveles posteriores a la enseñanza obligatoria 

y para el alumnado con necesidad específica de apoyo educativo.

50 M € más compensar a las universidades por las tasas de los estudiantes becarios 

y de los pertenecientes a familias numerosas.

  • 50 M € para libros de texto.

Todos los gobiernos socialistas han priorizado la inversión en becas para garantizar la igualdad de oportunidades y un ascensor social más equitativo. Las becas garantizan la igualdad material en el acceso a la educación cubriendo los costes directos, indirectos y de oportunidad que limitan la continuidad de los estudios. 

Invertir en becas y hacer que lleguen a los niveles de renta que las necesiten es invertir en capital humano y en justicia social a la vez. Gracias a un potente sistema de becas se beneficia toda la sociedad. Invertir más en becas es invertir en más igualdad y mejor futuro para todos. 

Nuestro compromiso con la equidad en educación se refleja año a año en nuestros presupuestos. En los PGE para el año 2022 se alcanza el nuevo récord histórico de 2.150 m €, un 44% más y 600 M € más con respecto al presupuesto del 2017 del PP. Una cifra destinada a cerca de 1 M de estudiantes. Prestamos una especial atención a aquellos estudiantes cuya situación económica haya podido verse afectada por la pandemia.

Hemos dado pasos de gigante para cambiar el modelo de becas Wert que dejó fuera del sistema educativo y universitario a miles de estudiantes.

Nuestra prioridad con la equidad ha sido siempre una constante en nuestros gobiernos. En los primeros años de la pasada crisis (de 2008 a 2011) los recursos destinados a las becas aumentaron significativamente, de manera que hasta el curso 2019-20 no se logró alcanzar la cuantía de 2011. Con la crisis y la gestión del PP no sólo se recortaron los fondos para becas sino que se reformaron los criterios de asignación de las mismas perdiendo en equidad (mayor peso de nuevos y mayores requisitos académicos que de los económicos), retrasando el momento de su pago y aumentando la imprevisibilidad de su cuantía, lo que en un momento de crisis y aumento del número de estudiantes tuvo un pernicioso efecto en la igualdad de oportunidades.

Para este curso 2021-22, hay un aumento del 10,4% en el número de solicitudes en enseñanzas postobligatorias no universitarias, pero una ligera caída de las solicitudes universitarias (-4,1%), lo que nos da un incremento total del 3,4% en el total de las solicitudes. 

Para el próximo curso 2022/23 continua el incremento de los recursos del programa de becas (por encima de los 100 millones), pero el esfuerzo mayor se va a hacer en la gestión, de manera que se anticipe la convocatoria, previsibilidad de concesión y resolución de la misma, tratando de adelantar también su cobro. En resumen, la mejora del programa de becas del MEFP permite avanzar en la equidad de nuestro sistema educativo, garantizando la igualdad de oportunidades de todos y todas en el acceso y ejercicio del derecho a la educación.

Las reformas emprendidas por el Gobierno de Pedro Sánchez han supuesto:

incrementar los recursos destinados al programa 

de becas

aumentar la cuantía de las mismas,

hacerlas más equitativas y previsibles 

en su cuantía

adelantar su resolución.

alcanzar a más alumnado tanto de niveles 

no universitarios (con una composición 

socioeconómica más desfavorecida) como al universitario.

ampliar los supuestos de cobertura de las becas de la 

convocatoria de NEAE(alumnado con necesidades

 específicas de apoyo educativo).

atender a las nuevas necesidades del alumnado, 

derivadas de la caída de rentas de las familias producidas 

por el COVID19.

Deja una respuesta