EDITORIAL: Cuidar al cuidador

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Hoy 5 de noviembre se conmemora el Día Internacional de las Personas Cuidadoras, que por primera vez se celebró en 2014. El objetivo no es otro que reconocer la labor de todas las personas que se dedican, de una manera profesional o como apoyo familiar, al cuidado de personas mayores o en situación de dependencia. Un estudio realizado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) confirma que cerca del 90% de las personas que realizan estos cuidados son mujeres, en una labor que se desarrolla durante una media de seis años.

La valentía, el sacrificio y el compromiso son valores incuestionables de cualquier persona que tiene a su cargo a un dependiente. La conciliación, la libertad y los recursos son utopías de cualquier cuidador o cuidadora que, además, en la mayoría de los casos no desempeñan esta labor de manera profesional. Más de dos millones de personas desarrollan una actividad que, sin embargo, no tiene repercusión alguna en la sociedad, y es fundamental que esa visibilidad se vea reflejada en el reconocimiento a esas personas que emplean la mayor parte de sus vidas a cuidar a un familiar. 

Hay dos formas de afrontar esta situación: una, la que puso en marcha el Partido Socialista bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, aprobando la Ley de la Dependencia, y otra las acciones del Partido Popular, en el mandato de Mariano Rajoy, reduciendo el 15% las ayudas en el entorno del hogar para no profesionales y la retirada de la cotización de las Seguridad Social, teniendo que costeársela el propio cuidador, un total de 3.000 millones de euros de recortes de la derecha que el actual Gobierno progresista de Pedro Sánchez ha tenido que recuperar.

Esta ley configura el Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) y este Sistema garantiza el acceso de los dependientes a servicios sociales como la teleasistencia, la ayuda a domicilio, los centros de día o las plazas residenciales, así como a prestaciones económicas para los cuidadores que les atiendan.

La Ley de Dependencia expresa que se debe garantizar a los ciudadanos un marco estable de recursos y servicios para la atención a la Dependencia, haciendo efectivo un sistema de servicios sociales de calidad, garantistas y plenamente universales.

La Ley define las actividades básicas de la vida diaria como “las tareas más elementales de la persona, que le permiten desenvolverse con un mínimo de autonomía e independencia, tales como el cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial, reconocer personas y objetos, orientarse, entender y ejecutar órdenes o tareas sencillas”.

Hay una sensible diferencia entre los cuidados realizados por profesionales y los que se desarrollan desde el ámbito del hogar. Cuidados no profesionales son los prestados a las personas Dependientes en su domicilio, por personas de la familia o de su entorno mientras que los cuidados profesionales o formales son los prestados por una institución pública o entidad, con o sin ánimo de lucro, o profesional autónomo entre cuyas finalidades se encuentre la prestación de servicios a personas Dependientes, ya sea en su hogar o en un centro. Es evidente que se necesitan más ayudas a las personas no profesionales que tienen que dedicarse al cuidado de grandes dependientes, por eso se puso en marcha esta Ley de Dependencia que los sucesivos Gobiernos de la derecha han tratado de minimizar. Nunca han apostado por generar las ayudas necesarias ni las infraestructuras esenciales para el cuidado de estas personas.

Desde el PSOE de Aranjuez siempre se ha apostado por mejorar las condiciones de los cuidadores y, sobre todo, de que se invierta en infraestructura; no obstante, hemos presentado al Pleno municipal, entre otras cosas, propuestas para instar a la Comunidad de Madrid a la construcción de un Centro de Paliativos, que entendemos fundamental para garantizar los derechos del dependiente y fortalecer los recursos de quienes les cuidan. 

La Ley de Dependencia se tiene que integrar, de manera directa, en el estado de bienestar, y el PSOE siempre ha entendido que la dependencia es una de las principales asignaturas que esta sociedad tiene que afrontar, sobre todo asimilando un ejercicio de igualdad que permita a las mujeres, que son quienes más asumen las consecuencias, disponer de una conciliación y una libertad que, en el caso de las cuidadoras en el ámbito familiar, brilla por su ausencia. Los Gobiernos de la derecha siempre han mantenido apartadas las intenciones de potenciar estos derechos, y para los Gobiernos progresistas suele ser un ejercicio altamente complejo reconstruir todo lo que la derecha destruye en sus legislaturas, porque en derribar se tarda poco, en construir se tarda algo más, y mientras tanto, ¿quién cuida a los cuidadores? 

Deja una respuesta