El Gobierno de María José Martínez sigue mostrando una alarmante falta de gestión y un inmovilismo absoluto en el servicio de atención al ciudadano

Óscar Blanco: “la demora y la falta de organización dificulta mucho las gestiones, porque no es un servicio eficiente y no refleja el compromiso de administración electrónica y de atención por parte del Gobierno municipal, que sigue sin mostrar la más mínima preocupación, ni por parte de la alcaldesa ni del delegado de Participación y Atención al Ciudadano, Miguel Gómez, para atender las demandas”.

La atención al ciudadano es uno de los servicios esenciales que debe prestar un Ayuntamiento, pero el Gobierno de María José Martínez sigue mostrando una incapacidad absoluta en la gestión al no estar atendiendo las necesidades de los vecinos con la efectividad necesaria. El pasado mes de junio el Partido Socialista ya denunció esta situación y, sin embargo, no solo no ha mejorado el servicio si no que, además, ha empeorado. 

El concejal Socialista Óscar Blanco ha recordado que “ya presentamos al Pleno una propuesta en este sentido, en octubre del pasado año, y lejos de que el Gobierno municipal haya puesto solución, los problemas se siguen agravando, y hace unos meses ya manifestamos que entendíamos que con el levantamiento de ciertas restricciones los servicios de atención al ciudadano deberían haber mejorado ya que estaban siendo deficientes; hoy, cuando ya hemos conseguido que los niveles de contagios bajen sustancialmente y que estamos regresando a una normalidad más o menos plena no puede ser que la Oficina de Atención al Ciudadano siga sin funcionar, con demoras en las citas y con una evidente falta de recursos humanos que está dificultando cualquier gestión que quieran realizar los ciudadanos”. El concejal Socialista ha manifestado que “los vecinos de esta ciudad no puede esperar más y desde el grupo Socialista trataremos de poner en marcha alguna iniciativa más contundente para que el Gobierno tome las medidas que tenga que tomar”.

Para Blanco se trata de “un problema de organización y de recursos, y los vecinos siguen teniendo que esperar semanas a que se les atienda, lo que dificulta mucho las gestiones, porque no es un servicio eficiente y no refleja el compromiso de administración electrónica y de atención por parte del Gobierno municipal, que sigue sin mostrar la más mínima preocupación, ni por parte de la alcaldesa ni del delegado de Participación y Atención al Ciudadano, Miguel Gómez, para atender esas demandas”.

El Gobierno de Partido Popular y Ciudadanos, con el consentimiento de Acipa y VOX, ha tratado de evitar el problema afirmando que hay otras administraciones que están a disposición de los vecinos, como Correos o Patrimonio Nacional, en las que pueden registrar la documentación, “pero lo que no explican es que en Patrimonio, por ejemplo, solo puedes registrar dos documentos en la misma cita y, además, también tienen problemas de demora, y si acuden a Correos supone que los vecinos tengan que hacer un desembolso innecesario cuando es el Gobierno municipal el que debe garantizar esa atención al ciudadano, y no lo está haciendo”. Blanco sostiene que “es lamentable que el Gobierno de Martínez envíe a los ciudadanos a gestionar documentación a otras administraciones que no están preparadas, precisamente, para ello, y el Gobierno local lo sabe”.

El edil Socialista ha expresado que “es verdad que el Gobierno ha contratado un servicio de citas de manera externa, pero eso no te garantiza la atención, lo que te garantiza la atención a los vecinos es la contratación de personal, que a día de hoy tiene una situación muy precaria respecto al número de operarios o, en su defecto, buscar soluciones dentro de la plantilla municipal, pero lo que no se puede hacer es mandar a los vecinos a otras administraciones en las que tienen que gastar un dinero o que no les pueden prestar el servicio que necesitan, y mucho menos decirles que pueden registrar la documentación en otras localidades, es inaudito”.

Blanco ha insistido al Gobierno local para que “busque una solución, porque este inmovilismo está perjudicando a los propios trabajadores y a los ciudadanos, que no reciben la atención que necesitan para realizar sus gestiones, experimentando unos problemas que están provocando muchísimas dificultades en un servicio que es netamente municipal y para el que los ciudadanos ya pagan sus impuestos”.

Deja una respuesta