LEY ORGÁNICA DE ORDENACIÓN E INTEGRACIÓN DE LA FORMACIÓN PROFESIONAL, UN NUEVO MARCO EDUCATIVO

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:PSOE
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La nueva Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional supone un salto de gigante en nuestro sistema educativo actual. Este nuevo marco normativo está fundamentado en la convicción de que la educación y la formación son el pilar fundamental para el progreso en equidad y justicia social. 

Uno de los objetivos principales del Gobierno es dotar a nuestro sistema educativo y de formación a lo largo de la vida de las herramientas suficientes para que vuelva a ser la clave de la palanca social. 

Las previsiones para España en 2025 indican que el 49% de los puestos de trabajo requerirán una cualificación de Formación Profesional. Actualmente, el 25% de los trabajadores en nuestro país tienen una titulación intermedia. Esto evidencia la necesidad de abordar una profunda reforma que actualice y modernice las cualificaciones profesionales.

Existe un gran número de trabajadores sin la cualificación adecuada a las necesidades de la economía actual y existe un elevado número de personas sobrecualificadas en relación con el trabajo que desarrollan. La nueva Ley busca fortalecer y desarrollar una formación intermedia actualizada a las demandas del mercado actual, así como terminar con la brecha formativa que durante los últimos años viene arrastrando el sistema.

La digitalización y la transición ecológica necesitan trabajadores con una formación especifica adecuada a los cambios del sistema actual.

Esta Ley responde al compromiso asumido por España -en el ámbito nacional y europeo- de modernizar y flexibilizar nuestro sistema de FP. El dinamismo del mercado laboral actual y las oportunidades que este nos brinda deben ser correspondidas de una manera ágil y eficaz. 

Acorde a nuestro tiempo

El objetivo de la nueva legislación es ordenar el sistema de Formación Profesional para fortalecerlo y rediseñar una nueva oferta formativa competitiva, flexible e integrada en el mercado laboral. 

Se presenta un sistema único integrado de Formación Profesional a lo largo de la vida, que acompañe a las personas desde la educación obligatoria hasta el final de su vida laboral.

La ley clarifica, por primera vez, el complejo sistema de la Formación Profesional, incorporando todas las definiciones de los elementos del sistema, que aportan comprensión al sistema y transparencia y claridad al texto normativo para su precisión y debida seguridad jurídica.

Se sitúa a la persona como el centro de la Ley, que se estructura y ordena al servicio de la ciudadanía y, por extensión, al servicio de la estructura económica y laboral del país.

Se crea un nuevo Catálogo de Estándares de Competencia Profesionales, adaptando así el actual Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales. 

Se crea, de manera independiente, el Catálogo Modular de Formación Profesional, para dotar de agilidad los cambios y adaptaciones permanentes que requiere una formación actualizada.

La ley establece un Catálogo de Ofertas de Formación Profesional que incluye, por primera vez, todas aquellas que pueden cursarse en nuestro país en el marco de la formación profesional.

Todas las ofertas permitirán progresar en itinerarios de formación conducentes a acreditaciones, certificaciones y titulaciones con reconocimiento estatal y europeo. Un sistema estructurado en cinco grados ascendentes descriptivos de las ofertas formativas organizadas en unidades diseñadas según el Catálogo Nacional de Estándares de Competencia Profesional.

Las ofertas se organizan desde las “microformaciones” a los títulos de formación profesional, según incluyan un único resultado de aprendizaje, uno o varios módulos profesionales, un paquete completo de módulos (o ciclos formativos) y cursos de especialización, manteniendo en todo momento su carácter acumulativo.

La titulación que otorga el Curso de especialización de Formación Profesional es la de Master Profesional en el caso de grado superior, y de Especialista en el caso de grado medio.

Toda la formación profesional tendrá carácter dual. Se consolida la corresponsabilidad y la colaboración de centros formativos y empresas como pilar fundamental para una formación de excelencia. .

Incorporamos la creación de centros de excelencia especializados por sectores, que promoverán la permanente innovación del resto de la red.

Se establece la base de la relación entre formación profesional y universidad, ambas constitutivas de la educación superior del país.

Se incorpora la regulación de las acciones formativas de FP en empresas.

En lo referido a los centros, las dos redes de centros de formación profesional independientes hasta ahora pasan a convertirse en complementarias. 

Se habilitará el nuevo Registro Estatal de Formación Profesional que permitirá a cualquier ciudadano acceder al mismo y obtener una Vida formativa-profesional actualizada.

Se regula la formación permanente del profesorado como elemento fundamental para el mantenimiento de la calidad del sistema.

Se da respuesta a una reivindicación histórica del profesorado de Formación Profesional, haciendo posible que todos aquellos profesores técnicos que cuenten con titulación de grado, licenciatura, ingeniería, arquitectura, diplomatura universitaria, arquitectura técnica o ingeniería técnica puedan a acceder al cuerpo de profesores de enseñanza secundaria.

Se crea un nuevo cuerpo de profesores especialistas en sectores singulares de Formación Profesional, donde podrán impartir docencia técnicos superiores de Formación Profesional.

Se actualiza la acreditación de las competencias profesionales adquiridas por la experiencia laboral y vías no formales de formación. Abriendo un procedimiento permanente de certificación a todas las competencias, sea cual sea el ámbito profesional en la que la persona haya mantenido su experiencia profesional.

Se establece un sistema de orientación al servicio de la ciudadanía que integra la formación y la acreditación de la experiencia de por vida.

Se incorpora la innovación, la investigación aplicada y el emprendimiento a la FP y se promueven los intercambios y proyectos de innovación entre centros de distintas CCAA y empresas.

Se regulan los proyectos de formación e innovación entre centros españoles y extranjeros, así como las alianzas para realizar estancias formativas en terceros países. Además, incorporamos el bilingüismo en la Formación Profesional en sectores estratégicos.

Se articulan, por primera vez, los objetivos de la evaluación y la calidad del sistema. Regulando la obligatoriedad de publicar un informe Anual del estado de la Formación Profesional, así como la incorporación de los interlocutores sociales a la cogobernanza del sistema.

Deja una respuesta