La suciedad y el abandono, señas de identidad del Gobierno de María José Martínez en la legislatura

José María Cermeño:  “Aranjuez es una ciudad abandonada y sucia y ni la alcaldesa ni los concejales aportan absolutamente nada para solucionar una situación que ha llegado a un punto de no retorno y que ya difícilmente van a poder recuperar durante la presente legislatura”.

La pasada semana, el grupo municipal Socialista visitó todos los barrios de nuestra ciudad, como viene haciendo de manera habitual durante la presente legislatura, y las conclusiones respecto al cuidado, mantenimiento y limpieza de nuestros barrios no pueden ser más desalentadoras. El concejal Socialista José María Cermeño ha expresado que “es desolador el grado de abandono y deterioro que sufre nuestro municipio, día a día, bajo el mandato del Partido Popular junto a sus socios de gobierno de Ciudadanos y con la complacencia de Vox y Acipa, que guardan un silencio vergonzoso y cómplice ante la inoperancia de los concejales responsables de obras y servicios, así como de parques y jardines”.

Cermeño sostiene que «es vergonzoso comprobar que la alcaldesa Martínez ha abandonado a los barrios de Aranjuez, ya que no hay ni una zona, calle, vial, acera o parque ajardinado que no sufra las consecuencias de la desidia y la incapacidad de un gobierno que mintió, de manera descarada, a los vecinos asegurándoles que, con su mandato al frente de la ciudad, todas las necesidades que tiene el municipio iban a ser resueltas”. El edil Socialista ha asegurado que “lejos de esas falsedades y mentiras, hoy podemos observar que la ciudad no se sostiene en todo lo referente a su mantenimiento y limpieza”. Cermeño ha dibujado Aranjuez como una ciudad “abandonada y sucia y ni la alcaldesa ni los concejales aportan absolutamente nada para solucionar una situación que ha llegado a un punto de no retorno y que ya difícilmente van a poder recuperar durante la presente legislatura”.

Cermeño se ha cuestionado a qué se dedican los concejales responsables del Gobierno, “que ostentan la responsabilidad de atender las necesidades a las que nos referimos”. Uno de estos concejales es José González Granados, “que lejos de preocuparse e intentar acometer los problemas a los que tiene sometidos a los vecinos, su única preocupación es insultar, vociferar y atacar de manera violenta y agresiva a los miembros del Partido Socialista, cuando desde nuestra labor de fiscalización a su delegación, le exigimos que cumpla con su trabajo y obligación, que no es otra que la de trabajar de manera eficiente para, al menos, justificar el sueldo que los vecinos le pagan todos los los meses”.

La otra concejal a la que ha hecho alusión Cermeño es a Miriam Picazo, teniente de Alcalde y responsable de Obras y Servicios e Higiene Urbana. “La delegada no se  queda atrás respecto a la desidia y la inacción a la hora de atender la limpieza y mantenimiento de nuestras calles”. El concejal ha expresado que Picazo está “ausente y desaparecida a la hora de gestionar su delegación, no asumiendo ninguna responsabilidad y utilizando la mentira de manera reiterada cada vez que se le piden explicaciones ante la inoperancia e incapacidad que demuestra día a día para poder llevar a cabo el trabajo para el que se la designó”.

Respecto a los apoyos de VOX y Acipa, que facilitaron la investidura de María José Martínez, Cermeño ha lamentado la actitud del portavoz del grupo independiente. Jesús Mario Blasco. “Es curiosa la metamorfosis que ha sufrido en esta legislatura el señor Blasco, guardando un silencio cómplice y vergonzoso ante la desidia y abandono de la señora Martínez”. El concejal Socialista ha manifestado que “lejos queda aquella labor que ejercía en el pasado el portavoz de Acipa cuando presumía de partido independiente, alardeando de solo preocuparse de los problemas de los ribereños sin importarle el color político que tuviesen los diferentes gobiernos, pero ese discurso falso y tramposo ha quedado claramente desenmascarado en esta legislatura, llegando no solo a guardar silencio cómplice ante la situación que vivimos en nuestros barrios, sino convirtiéndose, incluso, en el Torquemada de la alcaldesa”.

Cermeño ha finalizado afirmando que “llegados a este punto, difícil será conseguir corregir todas y cada una de las deficiencias que tenemos en nuestro municipio y que, de manera inexorable, nos llevarán a tener que pagar las consecuencias de un gobierno fracasado y que ha dejado abandonado a los vecinos a su suerte, renunciando a trabajar para cumplir con la obligación que tiene cualquier gobernante y que no es otra que la de intentar trabajar para mejorar la vida de los ciudadanos”.

.

Deja una respuesta