Sin cultura no hay futuro

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La cultura es el motor más importante de una sociedad, porque verbaliza otro de los vehículos indispensables para el ser humano: la economía. Miguel de Unamuno decía que “solo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe… No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas; no la de pensar, sino dad pensamiento. La libertad que hay que dar al pueblo es la cultura”.

Aranjuez, lamentablemente, se está quedando sin espacios en los que proyectar cultura. Con la caída del Centro Cultural Isabel de Farnesio se nos escurre entre los dedos la biblioteca municipal, el archivo, la sala de estudios, las dos salas de exposiciones o el auditorio Joaquín Rodrigo, todos espacios esenciales para el fomento y la participación cultural. Con el antiguo Matadero se nos escapa La Nave de Cambaleo, las dependencias cedidas a los Scout e, incluso, cofradías que también fomentan la cultura. Con la Casa Atarfe se disuelve la historia de un espacio que en su día fue foco cultural, también leyenda y un icono en el cetro de Aranjuez. Las últimas informaciones relativas al Centro Cecilio Fernández Bustos incidirían en la Universidad Popular, la delegación de Educación y parte de la Escuela de Música, En la actualidad solo quedan espacios como la Plaza de Toros, que se utiliza de manera puntual para algunos eventos, el Teatro Real Carlos III, restaurado bajo un gobierno Socialista subvencionado por el Ministerio de la Vivienda Socialista, y la calle, que es un escenario complementario pero que no puede ser el foco permanente de un ente cultural que no soportaría actuaciones en otras estaciones del año, como el caluroso verano o el intenso invierno.

Todos los edificios que han ido sucumbiendo en la presente legislatura han dejado casi desnuda a la cultura ribereña. Es una obviedad que gran parte de ese deterioro es la falta de mantenimiento, una falta de mantenimiento que ha venido provocada por la imposibilidad económica que ha tenido el Ayuntamiento de Aranjuez debido a la inmensa deuda que nos legó el gobierno del popular José María Cepeda, deuda que ha impedido programar inversiones municipales en los sucesivos presupuestos que se han ido elaborando. Pero que nadie se engañe, la desidia, el abandono y la falta de proyectos para Aranjuez de los sucesivos gobiernos del Partido Popular en la Comunidad de Madrid han provocado un desfallecimiento de varios de los edificios más emblemáticos de la ciudad que, además, han soportado durante décadas el alma de la cultura de este Real Sitio, edificios que, en gran parte, son propiedad de la propia Comunidad de Madrid.

El Partido Popular en la región se ha dedicado durante años a un sistemático bloqueo en el Ayuntamiento de Aranjuez, porque proyectos ha habido desde el umbral de gobiernos Socialistas. No hay que olvidar que en el último presupuesto presentado ante el Ministerio de Hacienda, que dio su visto bueno, estaba proyectado el arreglo de la cubierta del Centro Cultural Isabel de Farnesio con una inversión de un millón y medio de euros, presupuesto que desde el Partido Popular de María José Martínez se desechó. También había programadas otra serie de inversiones que no se han podido llevar a cabo por el retraso en los Planes de Inversión Regional de un Gobierno al que tampoco la alcaldesa Martínez le ha exigido nada. La tediosa burocracia a la que la Comunidad de Madrid sometió al Gobierno Socialista en la pasada legislatura, sumada a la desidia, la falta de compromiso con esta ciudad, la falta de inversión y los recortes han provocado que la cultura de Aranjuez haya ido enlutando un futuro que, en la presente legislatura, ha certificado su desfallecimiento.

Son los propios ciudadanos quienes le están exigiendo a este Gobierno de Partido Popular y Ciudadanos, apoyados por VOX y Acipa, que Aranjuez necesita cultura, y aunque la responsabilidad traten de derivarla repartiéndola entre varias instituciones y antiguos gobiernos municipales, la única realidad es que quien tiene que buscar soluciones, quien tiene que arremangarse para poner punto y final a los problemas culturales no es otra que la alcaldesa de Aranjuez, máxima responsable de este municipio y quien tiene la obligación de buscar alternativas a los espacios que se le han ido cayendo, porque es quien gestiona esta ciudad… y no lo está haciendo.

Porque quien gestiona tiene la obligación de buscar espacios para mantener viva la cultura, porque, además, alternativas tiene, y ya se las ha ofrecido el Partido Socialista, alternativas que no le han servido y para las que tampoco ha buscado otras opciones. A María José Martínez se le ha caído la cultura de Aranjuez y no está haciendo nada para levantarla. Martínez está dejando caer el alma cultural, porque la derecha nunca ha apostado por este sector. Porque a la derecha no le ha interesado esa libertad cultural que hace más libres a quienes la pregonan. Martínez comienza a ser un estorbo para la proyección de Aranjuez, también para su presente y para su futuro. La alcaldesa de esta ciudad está mostrando una itinerante incapacidad para gestionar los desperfectos que se están produciendo, y lo peor es que, además, lo está haciendo poniendo en riesgo la salud de los ciudadanos, ante los que tampoco responde su primera teniente de Alcalde, Miriam Picazo, que llega a todos los conflictos estructurales tarde, mal y nunca, a pesar de ostentar la responsabilidad de los mismos.

Deja una respuesta