‘Socialismo es libertad’

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, perpetró la pasada semana la última de sus incongruencias: convocar Elecciones a la Asamblea de Madrid. El movimiento del Partido Popular, con la máxima representante del núcleo más duro a la cabeza, capaz incluso de mostrar un acercamiento a la ultraderecha de VOX, no se debe más que a intereses electorales y a la ambición de absorber a un electorado, el de Ciudadanos, cada vez más decadente. Díaz 

Ayuso ha visto la oportunidad, según las encuestas que manejan en el Partido Popular, de sacar de su gobierno a la formación que lidera en Madrid Ignacio Aguado y estrechar sus lazos con la extrema derecha, con la que gobernará Madrid, si le dan los números, sin ningún tipo de escrúpulos, por más que desde todos los rincones de Europa se haya levantado un cordón sanitario frente a los herederos del más absoluto y antidemocrático extremismo: el fascismo.

Una vez más, Díaz Ayuso y el Partido Popular dejan de lado los intereses de los ciudadanos para centrarse en los suyos propios, porque estas elecciones regionales no tenían ningún sentido, porque se trata de una absoluta irresponsabilidad convocar unos comicios en plena pandemia sanitaria y económica, provocando que los madrileños y madrileñas pongan en riesgo la salud por una capricho de quien hace tan solo un mes criticaba la convocatoria de elecciones en Cataluña. En febrero, Díaz Ayuso expresó que «si hubiera convocado yo unas elecciones, me llamarían insensata y tipa peligrosa”, nada mejor para definir a quien, hasta ahora, ha llevado las riendas del despropósito en una región a la que ha llevado al caos más absoluto con el único objetivo de arremeter contra el Gobierno progresista en España.

Convocar elecciones en este momento es una irresponsabilidad, porque aún seguimos inmersos en una pandemia que sigue amenazado la salud de población, porque costarán 20 millones de euros a los madrileños, que deberán elegir un Gobierno que tan solo va a durar dos años. Además, la convocatoria de estos comicios provocará un parón en la gestión que afectará a las inversiones que debe realizar el Ejecutivo en la Comunidad madrileña, en concreto a 600 millones de euros al comercio y a la hostelería, esos sectores en quien lleva meses tratando de apoyarse Díaz Ayuso a pesar de que Madrid ha sido la única Comunidad que no les ha ofrecido ningún tipo de ayudas directas. Además, todos los fondos que van a llegar desde el Gobierno de España, destinados a sufragar los problemas económicos de empresas, PYMES y autónomos van a sufrir un retraso que va a chocar frontalmente con la urgente necesidad que tienen quienes están padeciendo la crisis del Coronavirus. Por otra parte, está la propia celebración de las Elecciones, un 4 de mayo, que es martes, y que es día lectivo en los colegios. La comunidad educativa deberá suspender su jornada educativa y el gobierno en funciones deberá garantizar que los centros en los que vayan a celebrarse las votaciones estén perfectamente desinfectados y listos unas horas después, para que los alumnos puedan volver a sus clases.

El Partido Socialista volverá a presentar como candidato a Ángel Gabilondo, que hay que recordar que fue el más votado en las últimas elecciones a la Comunidad de Madrid, un candidato serio, honesto y con voluntad de diálogo para llegar a acuerdos, un candidato que desde la mesura y la firmeza combatirá, sin duda, a la corrupción del Partido Popular y al machismo, la intolerancia, la LGTBIfobia y la carcoma de la extrema derecha. Porque además de la Gurtel, la Púnica y cientos de casos que llevan el sello del Partido Popular, dejar que mueran ancianos en las residencias no medicalizadas, el deterioro de la sanidad y la educación pública y la ‘compra’ de diputados tránsfugas también es corrupción. Porque en ese ámbito es en el que mejor se mueve la derecha extrema, la extrema derecha y el centro derecha. Y así lo pudimos comprobar en Aranjuez con Ciudadanos, un partido que estaba llegando a acuerdos con el PSOE para formar gobierno mientras se sentaba en la mesa del Partido Popular para transmitirles la información. 

Madrid necesita lapidar el escenario en el que Díaz Ayuso vuelva a llevar las riendas de una Comunidad que ha sido la más castigada y con más muertes en toda España por el COVID-19, gracias a las políticas que la candidata popular ha llevado hasta la Asamblea, sin mirar por la salud de los ciudadanos, sin preservar los intereses económicos de la región y desarrollando un programa que prioriza la privatización de la Sanidad y la Educación, que pretende banalizar con un falso discurso las libertades gobernado con quienes, precisamente, tratan de esquilmarlas. Madrid necesita y merece un cambio, un nuevo Gobierno progresista liderado por Gabilondo, una persona que pone de manifiesto el ADN del Partido Socialista, que ya ha demostrado a lo largo de su dilatada carrera que es capaz de gestionar de manera certera los intereses de la ciudadanía, porque el candidato socialista resume en tres palabras lo que debe ser un futuro sobre el que edificar los pilares para que la sociedad madrileña regrese al lugar en el que debe estar, porque ‘Socialismo es libertad’.

Deja una respuesta