José Luis Moreno Tristán: El calcetín de la izquierda en Aranjuez

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Es cierto, con la última generación de políticos, las derechas en Aranjuez se unen sin problemas, rápidamente, y, a veces, faltando al mínimo decoro exigible (véase la traición de última hora de Ciudadanos al PSOE practicando el trilerismo). Vox, PP y ACIPA son clones y C’s, que aspiraba a ejercer de derecha moderada y Europea, acabó el experimento con la foto de Colón. A la hora de la verdad… prietas las filas.

Es cierto que con la última generación de políticos, aunque alguno de procedencia sindical está muy talludito, la izquierda en Aranjuez está desunida sin problemas (para algunos), rápidamente y, a veces, faltando a la mínima solidaridad de clase exigible (véase la actitud de InPar y Ahora Aranjuez durante dos años y medio del anterior mandato de la alcaldesa socialista Cristina Moreno).

Grande fue la alegría el día de las elecciones municipales de 2015, dado que la izquierda sumaba mayoría para gobernar y la experiencia pasada de dos gobiernos con participación de PSOE e IU había sido buena y provechosa para los ciudadanos de Aranjuez. También fue mejor que buena la experiencia de la izquierda en la oposición en el mandato del alcalde Cepeda. Tuve ocasión de vivir en primera persona los cuatro mandatos y tengo un grato recuerdo de ellos. Había a veces sus más y sus menos, como los hay en los matrimonios, los amigos… pero, al final, imperaba el sentido común y la responsabilidad del bien colectivo y las cosas salían adelante.

Sin duda, el futuro gobierno de Aranjuez de izquierda se va pergeñando ahora y el engranaje de las negociaciones para formar gobierno y el posterior día a día de gestión funciona mejor con el aceite de los trabajos en común en la oposición

Recuerdo los mandatos municipales de 1995 a 2003 en los que mandó el PP. Recuerdo como nos coordinábamos para ejercer una oposición más eficaz, constructiva, y por ello útil para los ciudadanos ribereños. Dos hitos especialmente, aunque hay otros muchos -pero los valoro de menor importancia-, el primero fue la entrada de los antidisturbios en el salón de Plenos, enviados por el alcalde Cepeda con ocasión de la privatización del servicio de recogida de basuras y limpieza viaria. En un alarde de transparencia, Cepeda dio el contrato a la oposición para estudiarlo sólo dos días, cuando ellos llevaban meses para sacarlo adelante; aun así, la labor conjunta de PSOE e IU y el enorme esfuerzo que se hizo para defender en el Pleno la oposición al mismo mereció la pena. Mejor quedarse con ese recuerdo de unidad de acción la izquierda que con el de la policía entrando al templo de la democracia de Aranjuez por orden del que debería ser “sumo sacerdote” y no defendió la democracia municipal. El otro hito fue la conocida denuncia que la fiscalía puso al alcalde del PP, José María Cepeda, en 2002 y que dio lugar años después a una condena al ya ex alcalde del Partido Popular por un delito continuado de Prevaricación Urbanística. La ardua preparación de toda la documentación fue una obra en la que hubo colaboración entre los dos grupos municipales de izquierdas.

En resumen, un tandem de oposición que funcionó bien y con absoluto respeto a las especificidades de cada partido. La pena es que a la hora de gobernar el siguiente mandato, Fernando Cuerva, de Izquierda Unida, ya no siguió, con lo cual se perdió una excelente relación humana que hubiera favorecido más aún la relación entre los socios de gobierno, PSOE e IU. No olvidemos que aparte de lo ideológico y del programa electoral está el día a día de la gestión, a veces dura y difícil que siempre se ve favorecida por las buenas relaciones personales y de trabajo entre los coaligados.

Sin duda, el futuro gobierno de Aranjuez de izquierda se va pergeñando ahora. Sin duda el engranaje de las negociaciones para formar gobierno y el posterior día a día de gestión funciona mejor con el aceite de los trabajos en común en la oposición que con la arena de la discordia.

En el actual mandato, y mucho más en el anterior, hay mucha arena que sólo sirvió para que algunos calmaran sus furores políticos castigando de la manera más dura al PSOE. Primero votaron la investidura y a la media hora ejercieron una oposición más dura que la derecha. Se tomaron cumplida venganza, el uno por haber perdido las primarias en el PSOE, los otros por complejo de inferioridad. Tuvo la alcaldesa Moreno que dar un “zapatazo en la mesa” planteando la dimisión para que INPAR y los otros se avinieran a apoyar al Gobierno en vez de poner repetidamente los votos junto a las derechas municipales contra el gobierno socialista de izquierdas.

A día de hoy da la impresión de que el “fuelle” va perdiendo fuelle y hay que asegurar el postfuelle, que para eso es funcionario municipal y nunca se llevó mal con los gobiernos del PP. En el caso de Podemos tiene cierto problema con su portavoz que apuntaba muy buenas maneras pero ha ido autodeconstruyéndose poco a poco sin explicación aparente. Ya es raro que a veces de la impresión de que hace más oposición Izquierda Unida sin estar presente en el Ayuntamiento que Podemos e InPar.

Es una situación de círculo vicioso que hay que darle la vuelta como al un calcetín y convertirlo en un círculo virtuoso si se quiere tener serias posibilidades de gobernar dentro de dos años y poco. Si se quiere gobernar con un equipo municipal cohesionado y con las ideas claras para llevar a Aranjuez por la senda del progreso y la creación de empleo en unos momentos tremendamente difíciles.

No hay tiempo que perder, ha llegado la hora de empezar a funcionar con más coordinación e ideas claras. La oposición de izquierdas tiene que demostrar que puede, quiere y es posible gobernar junta. Los ciudadanos de Aranjuez que se sienten de izquierdas lo agradecerán.

Deja una respuesta