EDITORIAL: Enrocados en la mentira

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Marguerite Yourcenar, escritora francesa, afirmaba que “el descuido es un sucedáneo de la mentira”. El Gobierno municipal, que dirige María José Martínez, se está enrocando peligrosamente en la mentira, tratando de justificar acciones injustificables de varios concejales de su equipo de Gobierno, un Ejecutivo compartidon con Ciudadanos y apoyado en VOX y Acipa, dos formaciones que son cómplices de tanta falsedad y reos de cada decisión que Martínez toma en perjuicio de los ciudadanos. Es lo que tienen las prebendas, que son caras cuando vendes tu alma aún sabiendo que la has vendido.

El grupo Socialista pidió en el pleno del pasado miércoles el cese inmediato de las dos Tenientes de Alcalde, Miriam Picazo (PP), delegada de Obras y Servicios, y Nerea Gómez Barrasa (Ciudadanos), delegada de Cultura, por una grave negligencia en la gestión del Centro Cultural Isabel de Farnesio ante la inminente llegada de Filomena. Ambas, como la alcaldesa y los Servicios Técnicos municipales, disponían de escritos tanto del Director del Centro como de la sección sindical de CCOO en el Ayuntamiento, a través de la delegada de Salud Laboral, que aconsejaban, por ley, cerrar y acordonar el centro cultural ante la inminente llegada de un fuerte temporal. El Gobierno municipal desoyó las recomendaciones que pedían el cierre del edificio ante un inminente peligro de desprendimientos que podían poner en riesgo la salud de trabajadores, usuarios y vecinos que pasasen por la zona. El temporal, al final, hizo que se desprendiese parte de la cubierta del edificio y causase daños, que de haberse producido en otro momento, podrían haber ocasionado algún accidente que hubiésemos tenido que lamentar. Afortunadamente, -algo que celebramos- el incidente sucedió la madrugada del 8 al 9 de enero y no hubo daños contra la integridad física de nadie.

El Gobierno municipal desoyó las recomendaciones que pedían el cierre del edificio ante un inminente peligro de desprendimientos que podían poner en riesgo a trabajadores, usuarios y vecinos

El Partido Socialista está en su derecho de exigir responsabilidades políticas, como ha hecho el Partido Popular a nivel nacional con el tema relacionado con las vacunaciones contra el COVID-19, exigiendo la dimisión de algún alcalde socialista por haberse puesto la vacuna antes que los grupos considerados de riesgo, circunstancia que también se ha dado en otras formaciones. La diferencia es que el PSOE ha actuado de inmediato en esos casos, cesando de militancia a quienes hayan podido cometer una irresponsabilidad. El Partido Popular, sin embargo, trata de justificar hechos como el sucedido en el Centro Cultural Isabel de Farnesio, desviando la atención y acusando al PSOE de deslealtad y de ‘ensuciar’ con la denuncia lo que ellos consideran como un trabajo impecable. Mientras tanto, alcaldesa y concejales siguen envueltos en la mentira cuando afirman que los informes técnicos sobre la situación están a disposición de los grupos en la Secretaría, otra falsedad corroborada por el PSOE al formalizar la petición y no encontrar respuesta a pesar de ser un derecho recogido en el Reglamento Orgánico Municipal.

El Partido Socialista lo único que hace es cumplir con su deber, denunciando acciones que ponen en riesgo a la ciudadanía, que es a quienes debemos esa lealtad, una lealtad absoluta con la intención de salvaguardar sus intereses. El grupo Socialista ha demostrado en numerosas ocasiones que el trabajo de sus concejales está centrado en tratar de que se resuelvan los problemas de los ribereños, y así lo ha certificado tanto en la crisis sanitaria del Coronavirus como en la crisis meteorológica de Filomena. Nada se nos puede reprochar en ambas circunstancias, en las que hemos tratado de aportar soluciones trasladando al Gobierno municipal, permanentemente, propuestas y peticiones que siempre han buscado lo mejor para los vecinos.

Lo que no va a hacer el Partido Socialista es ser cómplice de los hechos ocasionados en el Centro Cultural, que son muy graves, porque además en noviembre ya hubo un desprendimiento apuntalado por los bomberos en el edificio, hecho que ya ocasionó que el técnico y director del centro pusiese en alerta a la delegada de Cultura que, en su afán por auto proclamarse adalid de la misma en Aranjuez, puso en riesgo a trabajadores y usuarios al no atender las peticiones de quien consideraba que el edificio estaba en un serio riesgo. Tampoco la delegada de Obras y Servicios, que también tenía conocimiento de la situación, consideró atender dichas peticiones, por lo que desde el PSOE consideramos pertinente y hasta saludable para el buen funcionamiento de esta ciudad que las dos Tenientes de Alcalde cesen de sus cargos, al mostrar una absoluta incapacidad para desarrollarlos, como se ha podido comprobar.

Estas actitudes, la de Martínez y la de varios miembros de su equipo de Gobierno, no suponen un avance para la democracia, lo que suponen es una irresponsabilidad política que deja en manos de esta ciudad a personas que han demostrado que no pueden seguir gestionándola ni un segundo más. La seriedad del asunto obliga a sus responsables a rendir cuentas con los ciudadanos y esas cuentas no pueden ser otras que la de poner el cargo a su disposición.

Deja una respuesta