Bajarse del barco

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Opinión
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El 2020 ha sido uno de esos años para guardar en la memoria, un año convulso, difícil, angustioso. La pandemia del Coronavirus se ha llevado, y se está llevando, muchas vidas por delante, sesgando sueños e ilusiones, rompiendo ecos sociales y amargando la salud y la economía de muchas familias. Un año para no olvidar tratando de aprender de nuestros errores y nuestras virtudes, que se han centrado, básicamente, en la solidaridad con el de al lado. Desde el Partido Socialista, con aciertos y desaciertos, siempre hemos tratado de favorecer el bienestar social, construir un futuro digno y mirar hacia los más desfavorecidos. 

Desde la oposición hemos aportado las propuestas que entendíamos necesarias para que la ciudad pudiese acometer una transformación óptima para paliar los efectos de esta COVID-19, con lealtad institucional, sin intereses partidistas y arrimando el hombro por los ciudadanos. Llevamos a las mesas de negociación para la Reconstrucción de Aranjuez varias medidas que creíamos básicas para que las familias pudiesen salir con dignidad de este agujero social y económico.

Propusimos destinar 2,5 millones de euros de los presupuestos municipales, que sumados a los 253.000 euros de la aportación del Gobierno de España para el convenio de ayudas sociales en nuestro municipio, -la única inyección económica que, de momento, ha llegado a las arcas municipales- el Ayuntamiento de Aranjuez dispondría de un total de 2.753.000 euros para combatir los estragos del COVID-19. Sin embargo, el Gobierno municipal y sus socios entendieron que no se podían destinar más que 750.000 euros, a pesar de que la inversión propuesta por los Socialista estaba avalada por los números.

También propusimos que el Ayuntamiento orientase los fondos europeos (FEDER) y regionales (PIR) al desarrollo de las políticas encaminadas a una correcta gestión social y económica del COVID-19, para evitar situaciones de exclusión social. Sugerimos reservar crédito para atender a las familias más vulnerables. Entendimos que era necesario que se dotase de equipos tecnológicos a los centros educativos para garantizar el derecho a la igualdad en la educación y paliar así la brecha tecnológica, adquirir material de seguridad y separación, así como mascarillas, guantes e hidrogel, para el personal municipal y usuarios de los servicios. Creíamos que era imprescindible que se destinarán, al menos, 750.000€ para la activación económica de la ciudad, regulando en ordenanza las ayudas a autónomos y pymes para hacer frente a gastos corrientes de suministros a trabajadores afectados por ERTES y ERES.

El desarrollo económico de Aranjuez era pieza imprescindible para el crecimiento, por lo que presentamos iniciativas para la ampliación del espacio para las terrazas de hostelería allí donde se pudiese y, en caso de no ser posible, destinar una dotación económica que permitiese ayudar a facilitar las posibles consecuencias derivadas de las probables caídas de ventas. Propusimos la peatonalización de diferentes entornos y, además, que se avanzase en la transformación digital del Ayuntamiento, con medidas como la puesta en funcionamiento de la Oficina Virtual o Carpeta Ciudadana o la puesta en marcha de un sistema de cita previa para acudir, tanto a la oficina de atención al ciudadano como al resto de servicios municipales y evitar tiempos de espera innecesarios y la acumulación de personas en las dependencias municipales.

Desde el inicio de la legislatura hemos tenido una actitud constructiva, pero también hemos sido críticos con el Gobierno municipal, porque su actitud así lo ha demandado. Todo el equipo de Gobierno, con la alcaldesa María José Martínez a la cabeza, y sus socios Acipa y VOX han desaparecido durante la crisis, sin comparecer ante la opinión pública y sin ofrecer ni un solo dato de lo que estaba aconteciendo en la ciudad, con un concejal responsable de Sanidad más ocupado en temas escabrosos como la denuncia por acoso laboral que le han puesto los sindicatos o sus innumerables impertinencias y faltas de respeto hacia la oposición, que en trabajar por los ciudadanos. 

La gestión municipal está siendo nefasta, con un Gobierno con el apoyo imprescindible de unos socios que evidencian una sumisión absoluta, sin capacidad de crítica y sin relevancia alguna en el Ejecutivo. Aranjuez lleva meses presentando una imagen lamentable, por falta de ganas, de recursos, de capacidad y de determinación. La ciudad es un cúmulo de suciedad y de falta de mantenimiento, con un desarrollo económico que no se sostiene por ningún lado, con una alcaldesa y una delegada de Hacienda incapaces de elaborar unos presupuestos municipales que el anterior Gobierno Socialista les dejó elaborados, aprobados por el Ministerio de Hacienda a falta de tramitación. Es un Gobierno a la deriva que no augura un buen futuro para esta ciudad, un Ejecutivo incapaz de hacer crecer a esta ciudad, sin proyecto, sin incidencia y sin capacidad para acometer las medidas que Aranjuez necesita, una alcaldesa que prefiere gastar el remanente en pagar más de 600.000 euros a Unión Fenosa en lugar de invertir en los ciudadanos, que vota en contra de poner vivienda social a disposición de sus vecinos, que rechaza la contratación de 20 trabajadores de servicios múltiples a pesar de estar contemplado en los presupuestos, una alcaldesa y un equipo que atenta contra la Educación Pública y que no reclama al Gobierno de Díaz Ayuso los recursos que esta ciudad necesita, en Sanidad y en inversiones. Una alcaldesa que se ha bajado del barco, incluso, antes de subirse en él.

Deja una respuesta